Palacio de Viana
Reapertura de Viana con jornadas de puertas abiert
C3A
Reabre sus puertas y actividad el C3A
Córdoba
Noche Más Corta Más Larga de Juegos 2020

AndalOcio Córdoba



GUINNESS STOREHOUSE, TODA UNA EXPERIENCIA IRLANDESA

Beatriz Madrid Castillo

21.4.09 | 20:35h.

 

Si tu próximo destino es Dublín, hay dos cosas imprescindibles que tienes que vivir en la capital irlandesa: descubrir el sabor intenso de una cerveza Guinness y visitar su centro de producción, la Guinness Storehouse, la atracción número uno de Irlanda.

Situada en el corazón de la legendaria cervecería de St. Jame´s Gate, la Guinness Storehouse ha sido el hogar de la cerveza negra desde 1759, año en el que Arthur Guinness firmó un contrato de arrendamiento por 9.000 años, contrato del que puedes contemplar una copia del original en la visita.

Hasta 1986 este centro fue la planta de fermentación de la fábrica, en 1997 se aceptaron los planes para convertir el edificio en un centro turístico abierto al público. En diciembre del año 2000 se inauguró la cuna de Guinness, la Guinness Storehouse, la cual sólo el año pasado recibió un millón de visitas.

La visita se realiza mediante audioguía, aunque nosotros fuimos unos privilegiados pues a la entrada nos esperaba Joaquín, el chico uruguayo que nos enseñó y desveló algunos secretos de esta experiencia irlandesa.Lo primero que apreciamos es la estructura del edificio, siete plantas, cuyo centro tiene forma de pinta gigante y la espuma la simboliza el Gravity Bar, para muchos lo mejor de la visita, más delante os explicamos porqué.

Una buena fermentación
Pero antes un maestro cervecero virtual, Fergal Murray explica a los visitantes el proceso de fabricación de la cerveza paso a paso, el que se utiliza actualmente y el que se empleó en el pasado. A nosotros nos lo mostró Joaquín y pudimos tocar e incluso probar la cebada tostada, la que se utiliza para la elaboración de la Guinness, concretamente un 10% , a la que se suma otro 10% cruda y 80% malteada. Una vez hervida, a esta mezcla se le añade levadura, agua y lúpulo [planta de sabor amargo, importada de Nueva Zelanda, Estados Unidos o Alemania] y se la deja fermentar. Recordemos que este edificio albergaba la antigua planta de fermentación de la cerveza por lo que este proceso cobra especial papel dentro de la visita. Otra curiosidad, siempre emplean la misma levadura, que se regenera con la fermentación anterior. Por ello este ingrediente es muy importante para ellos.  

La pinta perfecta
Tuvimos la oportunidad de degustar la Guinness, Joaquín nos convirtió por unos minutos en unos expertos catadores de cerveza Guinness, emulando al equipo de degustación de la fábrica de St. James´s Gate, que cada día cata los lotes de cerveza producidos, antes de que la Guinness salga de la fábrica, para asegurarse de que tengan la mejor calidad. El tiraje de la pinta es todo un arte y un ritual que se realiza en dos tiempos. La Guinness se sirve a una temperatura de 6ºC, ni un grado más ni uno menos , se inclina la pinta 45º para que la caída de la cerveza sea perfecta y al llegar al arpa pintada en el vaso, se deja reposar 159,5 segundos para que el nitrógeno y gas carbónico se mezclen, la cremosa espuma se separa del líquido y da paso a su color característico y su intenso sabor. Pasado este tiempo se llena la pinta hasta que la espuma quede en el borde de la misma.

Tonelería, publicidad y el Gravity Bar
Durante décadas los toneleros eran unos profesionales muy importantes en Guinness, pues fabricaban a mano los barriles de madera en los que se almacenaba y transportaba la cerveza. Este arte queda expuesto en una muestra audiovisual rodada en la tonelería de Guinness en los años 50.

Por otro lado, en la sección de publicidad se pueden contemplar los primeros anuncios de la cerveza Guinness y los más conocidos también, con el famoso Tucán: “Guinness is good for you”, “Lovely day for a Guinness”, todas las eitquetas utilizadas por la marca. Y además podrás encontrar todo el merchandising que te puedas imaginar: bolsos, mecheros, llaveros, ceniceros, etc.

Joaquín nos advierte que nos preparemos para descubrir, lo que para muchos es lo mejor de la visita, el Gravity Bar. Y es que a 44 metros de altura te puedes tomar una pinta de Guinness, totalmente gratuita, admirando una vista panorámica de 360º grados de Dublín, eso sí, si los cientos de personas que se congregan en el pub más alto de toda la ciudad, te dejan un huequito para contemplar tal belleza. Y aquí arriba, fascinados por un lugar tan hermoso Joaquín se despide de nosotros. Todo un lujo tenerlo como guía.

Finalizamos nuestra visita en el restaurante del centro turístico cuya cocina nada tiene que envidiar a cualquier taberna irlandesa, con un Stew de cordero y siempre acompañados de una Guinness Straught.

Curiosidades
St. James´s Gate, la entrada de la fábrica de Guinness, fue una vez punto de partida del peregrinaje de los irlandeses hacia Compostela. Esta cervecería es una de las más avanzadas tecnológicamente del mundo. Una pinta de Guinness tiene aproximadamente 198 calorías, menos que una pinta de zumo de naranja..., ahí queda eso.

Este año, 2009, celebran el 250 aniversario de la firma del contrato de arrendamiento de Arthur Guinness, por lo que la firma va a organizar numerosos eventos y nuevas atracciones para los visitantes, por ello te recomendamos una escapada a Dublín y que no dejes de visitar la Guinness Storehouse, te sorprenderá.



Datos útiles

Horario de apertura
Está abierta los siete días de la semana, de 9.30 a 17h. En julio y agosto el horario se amplía hasta las 19h.
Cierran: 24, 25 y 26 de diciembre y Viernes Santo [Good Friday]

Entrada
Adultos: 15€ [incluye una pinta gratis en el Gravity Bar]
10% de descuento si compras tu entrada en www.guinness-storehouse.com  



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario