AndalOcio Córdoba



'LO MEJOR DE THOR LO TENDREMOS CUANDO SE UNA A SUS COMPAÑERO VENGADORES'

Francisco Manuel Sánchez (Chico)

11.5.11 | 11:54h.

 

El gran acierto de Stan Lee y Jack Kirby no solo fue la creación de un puñado de personajes icónicos, sino la interacción de los mismos en un universo coherente que conocemos  como Universo Marvel.

Personajes tan dispares, de orígenes tan diferentes y de cualidades tan distintas como Iron man [producto a partes iguales de la ciencia ficción y de la guerra fría] Thor [recurso a una mitología, la nórdica, menos conocida que la clásica] o el Capitán América [héroe que nació de la propaganda de la Segunda Guerra Mundial], convergen en el primer crossover de la historia de Marvel: Los Vengadores. De este modo personajes que aparentemente pertenecen  a diégesis distintas, terminan, en una suerte de cuadratura del círculo túrmix pop, compartiendo el  mismo espacio narrativo.

Marvel Studios, la franquicia cinematográfica del gigante editorial, conocedora de la claves del éxito, está aplicando la misma fórmula que triunfo en el noveno arte, para que haga lo propio en el séptimo. Quiere que en su mega-proyecto vengador se  aglutinen las líneas argumentales abiertas en todas sus películas. El concento de crossover no ha sido explotado en el cine [obviando ejemplos notables como la encarnizada lucha entre predators y aliens], debido en gran medida al a fragmentación de estudios, licencias, derechos de autor etc. De hecho, algunos de los personajes más icónicos y representativos de Marvel Comic, no pertenecen a Marvel Studios. Como es el caso de Spiderman, La Patrulla X o Los 4 fantásticos. Suerte que la triada antes citada [junto con Hulk] aun pertenece a este estudio.

Si Stan Lee utiliza la ciudad de Nueva York como común denominador para todas las líneas argumentales creadas, Marvel Studios utiliza a SHIELD, una organización ultrasecreta de espías lideradas por Nick Furia [Samuel L. Jackson], como punto de unión de los diferentes mundos planteados. Esto da mucha más libertad al estudio para diversificar sus localizaciones [desde el  Brasil de Hulk, al a California de Iron Man, desde el Asgard de Thor dios, al Nuevo México de Thor humano], sin tener que recurrir de forma reiterada a la Gran Manzana.

Todos esto es el principal lastre del Thor de Kenneth  Branagh: la necesidad de tener que encajar en un plan mayor. Aunque se pretenda dar la impresión de lo contrario, todo es apresurado para que las piezas estén listas en el gran puzzle de los vengadores. De este modo, la evolución personaje; que deben pasar de un Dios impulsivo y arrogante, a un mandatario que empatice con aquellos de debe proteger, es demasiado rápida, carece del tiempo narrativo adecuado, para que parezca verosímil, para que nos la creamos.  Algo parecido a lo que le pasó a Iron Man 2, más preocupada en explicar las conexiones con SHIELD, que seguir con el estupendo tratamiento de los personajes que había recibido la primera parte del vengador dorado.

En Thor podréis encontrar efectos especiales y digitales magníficos, un diseño de arte y vestuario muy trabajado, unas interpretaciones correctas, escenas de acción más que satisfactorias… pero, como ocurre con el comic, lo mejor de Thor lo tendremos cuando se una a sus compañeros vengadores. Aún tenemos que esperar para ver al Dios de Trueno en su verdadera salsa.



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario